Padilla fue a Diputados y habló de una red de espionaje político ilegal

En una reunión informativa que duró aproximadamente cinco horas, diputados opositores recibieron en la comisión de Libertad de Expresión al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, a cargo de la investigación sobre supuestas operaciones de espionaje ilegal imputadas a Marcelo D´Alessio. El magistrado aportó detalles de la causa judicial y exhibió elementos recolectados en el marco de la investigación, entre ellos escuchas telefónicas, mensajes de WhatsApp y supuestos intercambios entre el detenido D´Alessio y distintas personas con actuación pública.

Este miércoles, hubo intensa actividad en el Congreso de la Nación. La Comisión de Libertad de Expresión recibió al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, a cargo de la investigación sobre supuestas operaciones de espionaje ilegal imputadas a Marcelo D´Alessio. La exposición duró cinco horas con declaraciones impactantes.

En tanto, el titular de la Comisión, Leopoldo Moreau, afirmó que la presencia del magistrado se debió a la “aparición de tareas de inteligencia, contrainteligencia y espionaje sobre periodistas que ejercen su labor y se ven hostigados, limitados y coaccionados”.

“Está comprometida la libertad de expresión del periodismo de manera muy grave y el ejercicio de los ciudadanos de sus derechos constitucionales”, afirmó Moreau, quien alegó que estas circunstancias “ponen en riesgo el Estado de Derecho”.

Como introducción, Ramos Padilla dijo que “los jueces tenemos la obligación de informar a la ciudadanía, la sociedad tiene derecho a estar informada y a conocer los actos del Poder Judicial”.

La investigación de Ramos Padilla se enmarca en la denuncia por presunta extorsión contra el empresario Pedro Etchebest por parte de Marcelo D’Alessio, quien se habría atribuido una supuesta representación del fiscal Carlos Stornelli.

En la Comisión, el juez Ramos Padilla afirmó que “estamos investigando una red de espionaje político y judicial de magnitud” y mostró audios y documentos que describirían ese entramado. Además denunció que D’Alessio intentó frenar un allanamiento invocando a altos funcionarios del Poder Ejecutivo.

El magistrado consideró que la causa “puede perjudicar las relaciones con EEUU, Israel, Venezuela y Uruguay porque esta red de espionaje tuvo injerencia en casos que involucran a estos países”.

Asimismo, afirmó también que la supuesta condición de ‘abogado’ de D’Alessio y sus vínculos con la prensa, “le permitieron que sus operaciones psicológicas fueran más intensas”.

“El Estado no puede valerse del espionaje ilegal para producir pruebas. Cuando se cae en espionaje político e ideológico se afecta gravísimamente el Estado de Derecho”, alertó el juez, antes de considerar que “estamos hablando de una organización paraestatal con vinculaciones de todo tipo”.

Jueves 14 de marzo de 2019-.