Bolivia: Evo Morales renunció como Presidente

Así lo anunció el propio primer mandatario a través de un video que se viralizó. "Para que mesa y Camacho no sigan persiguiendo a mis hermanos y no sigan quemando las casas de los gobernadores, concejales y asambleistas. Para que no sigan secuestrando a los familiares de nuestros sindicalistas y perjudicando a la gente más humilde", fundamentó. El vicepresidente Álvaro García Linera también dimitió a su puesto. "La lucha no termina acá", señaló Morales y agregó: "Seguiremos luchando por la igualdad y la paz y es mi responsabilidad como Presidente". Las Fuerzas armadas y la Policía le solicitaron al Jefe de Estado que de un paso al costado. Lo propio hicieron varios sectores productivos.

Acuciado por la tensión social que reina en Bolivia, el Presidente Evo Morales dimitió a su puesto. Horas antes, había anunciado que se repetirían las elecciones generales ya que las celebradas el 20 de octubre fueron observadas por supuesto fraude por las Organización de estados Americanos. Además, las manifestaciones en contra del Presidente boliviano continúan en ascenso. Las renuncias deben ser aprobadas por la Asamblea Parlamentaria boliviana y decidir quien tomará las riendas del país del Altiplano.

La decisión oficial fue anunciada después de que el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón, le solicitaran que dé un paso al costado para desactivar la crisis política y social.

“He decidido, escuchando a mis compañeros (…), a la iglesia católica, renunciar a mi cargo de la presidencia”, declaró Morales. “La lucha no termina acá”, advirtió e insistió con que sufrió un “golpe cívico, político y policial” instigado por “grupos oligárquicos que conspiran contra de democracia”. Mientras el ambiente continuába calentándose, el líder boliviano abordó el avión presidencial con el vicepresidente, Álvaro García Linera, rumbo a Cochabamba, feudo donde se sentía más protegido. Según informan medios locales, el Jefe de Estado podría ser detenido por lo militares.

En tanto, Morales aseguró que estará en un futuro en el trópico de Cochabamba, la zona de Bolivia desde la que inició su carrera política, tras una serie de rumores sobre su salida del país.»No tengo por qué escapar», declaró Morales, porque “no he robado nada”.

Los policías alzados y los manifestantes civiles se encuentran custodiando la Plaza de Armas, donde está la Casa de Gobierno, para evitar el ingreso de fuerzas campesinas leales a Morales.

Mientras tanto un multitudinaria caravana de opositores va llegando a la capital boliviana, La Paz, desde todos los rincones del país. La encabeza Luis Fernando Camacho, al tiempo que el ex candidato Carlos Mesa también había llamado a movilizaciones «mientras no exista una resolución final a este proceso”.

Las protestas en Bolivia se desataron después de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en la que Morales obtuvo su cuarto mandato tras un polémico conteo de votos. La oposición consideró fraudulentos estos comicios. En Santa Cruz (este), donde incubó la protesta contra Morales, los manifestantes se mantenían en las puertas de los cuarteles policiales, pidiendo la renuncia de Morales, que temprano llamó a la pacificación del país tras la anulación de las elecciones.

 

 

Domingo, 10 de noviembre de 2019.-